En un peque√Īo recuadro azul, en una esquina de mi gu√≠a de viajes de Australia, unas pocas lineas dec√≠an algo sobre avistamientos de tortugas marinas en la playa. Cuando investigu√© un poco m√°s sobre el tema‚Ķ me qued√© con la boca abierta!

En el peque√Īo pueblo de Mon Repos, en la costa de Bundaberg est√°, ni m√°s ni menos, que la zona de mayor concentraci√≥n de nidos de tortugas de la costa este de Australia y, para el caso de la tortuga boba (Caretta caretta), la mayor de ¬°¬°todo el Hemisferio Sur!!

Todos los veranos, de noviembre a enero, montones de tortugas marinas vuelven, despu√©s de treinta a√Īos, a la misma playa d√≥nde nacieron. Esperan a que se haga de noche, salen del agua, buscan un sitio en la arena y ponen los huevos.

Unas semanas m√°s tarde, desde enero hasta finales de marzo, los huevos de tortuga eclosionan y miles de tortugas corren como locas hacia el mar.

Las tortugas marinas son uno de los animales m√°s incre√≠bles de nuestro planeta. Es espectacular verlas buceando, comiendo coral y nadando tranquilamente en libertad. Pero poder ser testigo de ese momento tan m√°gico, en el que comienza su vida. Una vida que les llevara a recorrer miles de kil√≥metros por todo el oc√©ano durante a√Īos y a√Īos es, simplemente, maravilloso.

¬ŅD√≥nde y c√≥mo?

Si and√°is por la Costa Este de Australia de noviembre a marzo y quer√©is ser testigos de uno de los momentos m√°s m√°gicos de la naturaleza, pasaros por el centro de informaci√≥n de Bundaberg (271 Bourbong St) d√≥nde os informar√°n de todo y donde podr√©is reservar el ‚Äúencuentro con tortugas‚ÄĚ. Tambi√©n se puede reservar online a trav√©s de su web: www.bundabergregion.org/

Yo opté por ir al centro de información donde, además de reservar, nos contaron un montón de cosas!

Para el ‚Äúturtle encounter‚ÄĚ hay que estar a las 18:45 en el Mon Repos Tuttle Centre, aunque recomiendo ir antes.¬†¬†Vais pasando al centro y, en la entrada, os van dando unas pegatinas con un n√ļmero (grupo 1, 2, 3‚Ķ). Ese n√ļmero es importante, lo mejor es conseguir estar en el grupo 1.

En el centro hay un montón de paneles informativos, fotos, esqueletos de tortuga y todo lo que quieras saber sobre la increíble vida de estos animales.

Despu√©s‚Ķ como casi siempre que se quiere ver animales en su habitat natural toca esperar. Grupos de voluntarios y rangers del parque nacional recorren la playa buscando tortugas. Cuando encuentran, se lo comunican al centro por radio y el primer grupo (los del grupo 1) baja a la playa. Los dem√°s se quedan esperando por ah√≠. Hay mesas, ba√Īos, un puesto donde venden algo de comida y, cada cierto tiempo, ponen videos en el anfiteatro y explican m√°s cosas sobre las tortugas.

¬ŅQu√© saber antes de ir?

  • No se permiten fotos pr√°cticamente en ning√ļn momento, ni ning√ļn tipo de luz. Se camina en grupo, con cuidado y siguiendo al gu√≠a (que es el √ļnico que lleva una peque√Īa luz).
  • No se puede estar solo por la playa y cada grupo va con un gu√≠a. Es decir, que si llueve, tienes ganas de irte o lo que sea, no puedes, salvo que sea estrictamente necesario y tengan que llamar a alguien para que venga a por ti o volver al centro el grupo entero.
  • La meteorolog√≠a puede cambiar en cualquier momento, as√≠ que es muy recomendarle llevar chubasquero. Si no, venden unos ponchos por 5 $ que, aunque sean mal√≠simos, te pueden salvar de acabar empapado.
  • Respetar al m√°ximo las indicaciones de los rangers. Es una zona protegida y cuando menos impacto causemos en ella, mejor.
  • En teor√≠a es obligatorio reservar con anticipaci√≥n (nosotros lo hicimos ese mismo d√≠a) aunque vi a algunas personas que no llevaban y lo pagaron all√≠, pero por si acaso‚Ķ mejor reservar.
  • Los precios son los siguientes:

            РAdultos (+15): 12,40 $

¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† – Ni√Īos: 6,45 $

            РFamilias: 29,75 $

Si eres estudiante y llevas el carné te hacen algo de descuento.

Mi experiencia

Ante todo hay que ser conscientes que no se está en un zoo, que estáis en un ambiente completamente natural, las tortugas que vais a ver son salvajes, que no hay nada preparado y que podéis ver cientos o podéis no ver ninguna.

Yo no tuve demasiada suerte, nos pusieron en el grupo 3 (cuando llegamos, a las 18:45 ya había mucha gente esperando), llovía y hacía un viento horrible y, con ese tiempo, si yo fuese tortuga, tampoco querría salir del cascarón!

Esperamos hasta más de las 23:00 de la noche, y finalmente, llamaron a los que aun estábamos esperando del grupo 3. Fuimos hasta un nido que ya había salido al mar y una ranger del Parque Nacional estaba recabando información y ayudando a salir a alguna que se había quedado rezagada.

Y en ese momento, en mitad de la noche, bajo una lluvia intensa y un viento que te volaba el chubasquero hacia todos lados, pudimos ver una preciosa tortuga recién nacida que cabía en la palma de una mano.

Nos la ense√Ī√≥ a todos, nos cont√≥ alguna cosa m√°s de lo que yo no llegu√© a o√≠r mucho y la dej√≥ en el suelo. Desde d√≥nde se fue caminando tan deprisa como pod√≠a con esas peque√Īitas aletas, hasta que entr√≥ en el mar.

Y en ese momento, os aseguro que se os olvidan las horas de espera, la lluvia, el viento y todo lo dem√°s y‚Ķ solo pod√©is tener ojos para esa peque√Īa tortuga que, si tiene suerte, recorrer√° medio mundo a trav√©s del oc√©ano, para volver, dentro de treinta a√Īos, a esa misma playa y poner un mont√≥n de huevos, como del que acaba de nacer.