Una de las primeras ciudades universitarias del mundo que siglos después sigue manteniendo su ambiente juvenil y desenfadado. Salamanca es una ciudad estupenda para los que buscan monumentos, cultura e historia pero también para lo que quieren comer bien, salir de tapas y, si te animas, de fiesta. La ciudad de Miguel de Unamuno, de la nochevieja universitaria y del buen jamón serrano. Si quieres descubrirla a fondo aquí te contamos 20 cosas que ver y hacer en Salamanca.

Restaurante en la Plaza Mayor de Salamanca.

1. La Plaza Mayor.

No hay mejor sitio por el que empezar una visita a Salamanca que por su Plaza Mayor. Fue construida en el siglo XVIII y desde entonces es el corazón de la ciudad. De sus muros cuelgan 64 medallones con personajes ilustres de la historia de España. Te aconsejamos recorrerlos buscando caras conocidas, entre ellos verás a Miguel de Unamuno quien definió esta plaza como:

«Un cuadrilátero. Irregular, pero asombrosamente armónico”

Plaza Mayor de Salamanca, que ver en Salamanca.
Plaza Mayor de Salamanca | ¿Qué ver en Salamanca?

Si el día está soleado, sentarse en una de sus terrazas es todo un placer, pero no te vayas a perder sus establecimientos más emblemáticos:

– Confitería La Madrileña: Venden un montón de dulces típicos aunque la fama se la llevan sus enormes tabletas de chocolate casero.

– Café Novelty: Abrió sus puertas en 1905 y durante el siglo XX fue un punto de encuentro de políticos, artistas y escritores de la talla de Miguel de Unamuno o Torrente Ballester. En 1936, durante la Guerra Civil, fue también la sede de Radio Nacional de España. No es mucho más caro que otros restaurantes de la zona, aquí puedes ver la carta.

– Ayuntamiento: La fachada principal de la plaza es el Ayuntamiento de Salamanca, aunque hoy en día se utiliza para actos oficiales y ceremonias, como por ejemplo bodas.

Desde la Plaza Mayor salen también estos Free Tours por Salamanca.

2. Iglesia de San Martín de Tours.

Justo saliendo de la Plaza Mayor hacia la Plaza del Corrillo está la Iglesia de San Martín de Tours, una pequeña iglesia románica del siglo XII que, en sus tiempos, fue una de las principales de la ciudad. La plaza en la que está situada era la antigua Plaza del Mercado, hasta que en el siglo XVIII se construyó la actual Plaza Mayor de Salamanca.

Esta iglesia es gratuita, así que podéis pasar a echar un vistazo.

Horario:
Lunes: 9:30 – 10:30
Martes – Domingo: 11:00 – 14:00 y de 17:00 – 20:00

3. Casa de las Conchas, un imprescindible que ver en Salamanca.

Saliendo de la Iglesia de San Martín y bajando por la Calle Mayor se llega a uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad y el que todos quieren ver en Salamanca: La Casa de las Conchas, solo con verla está muy claro de donde viene su nombre:

Casa de las Conchas | ¿Qué ver en Salamanca?

Este palacio del siglo XV y estilo gótico fue mandado construir por Rodrigo Maldonado. Su fachada está decorada con más de 300 conchas. No se sabe muy bien por qué, pero hay dos leyendas que lo explican, ¿Quieres oírlas?

– La primera explicación es que Rodrigo Maldonado perteneció a la Orden de Santiago y, como uno de sus símbolos son las conchas, quiso decorar con ellas todo su palacio.

– La otra dice que fue su hijo quien decidió colocarlas ahí como muestra de amor a su mujer, Juana de Pimentel, ya que este era el símbolo del escudo de su familia. Se dice que mandó poner 365 cochas para representar que iba a amarla cada uno de los días del año.

Además, hoy en día la Casa de las Conchas es una biblioteca municipal. No os perdáis el patio, desde el que se tienen unas vistas preciosas del impresionante edificio que hay justo enfrente: La Clerecía.

4. La Clerecía.

Como has visto en la foto anterior, justo delante de la Casa de las Conchas hay un edificio espectacular, es La Clerecía.

Este edificio tan monumental se construyó para ser el convento de los Jesuitas, entre los siglos XVII y XVIII. Eso es lo que fue hasta que son expulsados de España en el siglo XVIII y el edificio se dona a la Clerecía de San Marcos de Salamanca. Actualmente es la Universidad Pontificia de Salamanca y se puede visitar (abajo os ponemos los horarios y precios)

Desde sus enormes torres se tiene una de las mejores vistas panorámicas de Salamanca.

Torre de la Clerecía, que hacer en Salamanca.
Vistas de la Catedral desde la Torre de la Clerecía | ¿Qué ver en Salamanca?

En la Clarecía se puede, por un lado subir a las torres y por otro, una visita guiada por la iglesia y el claustro. Estos son los horarios y precios:

Horario subida a las Torres de la Clerecía.

Diciembre, enero y febrero: 10:00 – 18:00 (última entrada 17:15)
Marzo a Noviembre: 10:00 – 20:00 (última entrada 19:15)

Horario de las visitas guiadas.

Del 1 de Marzo al 31 de Octubre:
De Lunes a Viernes: 10:30, 11:15, 12:00 y 12:45 / 17:00, 17:45 y 18:30.
Sábados, domingos y festivos: 10:30, 11:15, 12:00, 12:45 y 13:30 / 17:00, 17:45, 18:30 y 19:15.

Del 1 de Noviembre al 28 de Enero:
De martes a viernes: 10:30, 11:15, 12:00 y 12:45 / 16:00, 16:45 y 17:30.
Sábados y festivos: 10:30, 11:15, 12:00, 12:45 y 13:30 / 16:00, 16:45 y 17:30.
Domingos: 10:30, 11:15, 12:00, 12:45 y 13:30.
Lunes y domingo por la tarde: Cerrado

Precios de la Clerecía.

Subir a las Torres: 3,75€. Los martes gratis de 10:00 a 12:00, excepto festivos, semana santa y los meses de julio y agosto.
Visita guiada: 3€.
Entrada conjunta: 6€.

5. La Universidad de Salamanca.

Y por fin llegamos al punto más turístico de ciudad, la Universidad de Salamanca.

Se fundó en año 1218, lo que la convierte en la universidad más antigua de España y una de las más antiguas de Europa, junto a la de Bolonia, Oxford y París. Durante siglos fue un referente de la cultura mundial y por sus aulas han pasado grandes intelectuales de la historia de España, como Miguel de Unamuno, quien fue rector durante catorce años.

Y si alguna vez has visto una foto de ella, seguramente haya sido de su impresionante fachada:

Universidad de Salamanca, que ver en Salamanca.
Universidad de Salamanca | ¿Qué ver en Salamanca?

La fachada de la Universidad de Salamanca es el ejemplo más importante de lo que se conoce como plateresco español, una corriente artística entre el gótico y el renacimiento, de finales del siglo XV.

Es una fachada que tiene decorado hasta el último centímetro, llena de simbología y pequeños detalles, siendo el más famoso de esos detalles la archiconocida y casi imposible de encontrar Rana de Salamanca.

Dice la leyenda que aquel estudiante que vaya a Salamanca y la encuentre sin ayuda, ese año aprobará todos los exámenes. Y ya puede ser verdad, porque desde luego puedes pasarte la mitad de tu viaje a Salamanca buscándola.

¿Quieres intentarlo o te damos una pista? Si es lo primero, pasa directamente al siguiente punto.

La fachada está dividida en tres alturas, si sigues desde abajo la columna de la derecha, entre el primer y segundo piso verás tres calaveras, sobre una de ellas está la pequeña rana.

Hay distintas teorías que explican qué significa:

– Hay quien dice que simplemente es la marca del escultor.

– Otros dicen que representa el pecado de la lujuria. En una ciudad llena de jóvenes estudiantes con un alto poder adquisitivo y lejos de sus casas se quiso representar, esculpiendo la rana sobre una calavera, como podías acabar si dabas rienda suelta a ciertas pasiones en una época en la que no existían los preservativos.

– Y por último, se cree también que puede ser una sutil burla a la Inquisición y su idea de la resurrección. Representando que solo se producirá «cuando las ranas críen pelo».

Si te gustan las leyendas, Salamanca está llena de ellas y la mejor forma de conocerlas en con este Free Tour de Misterios y Leyendas

La Universidad de Salamanca se puede visitar, la entrada está justo debajo de la fachada y los horarios y precios son los siguientes:

Horarios de visita.

Del 16 de Septiembre al 31 de Marzo:
Lunes – Sábado: de 10:00 a 19:00.
Domingos y festivos: de 10:00 a 14:00.

Del 1 de Abril al 15 de Septiembre:
Lunes – Sábado: de 10:00 a 20:00.
Domingos y festivos: de 10:00 a 14:00.

Precios Universidad de Salamanca.

Entrada general: 10€.
Entrada reducida: 5€ (Estudiantes, grupos, familia numerosa y jubilados).
Entrada gratuita: Menores de 12 años.
Audioguía: 2€.

6. Las Escuelas Menores.

La plaza desde la que se mira la fachada de la universidad de Salamanca es conocida como Patio de Escuelas. En el centro hay una estatua de Fray Luís de León y, en una de las esquinas de la plaza está las Escuelas Menores, donde se estudiaba antes de ir a la Universidad, lo que sería hoy en día nuestro bachillerato.

Escuelas menores de Salamanca, que ver en Salamanca.
Patio de las Escuelas Menores | ¿Qué ver en Salamanca?

Tiene un patio muy bonito y varias salas de exposiciones. En una de estas salas está el cielo de Salamanca, una bóveda pintada en el siglo XV en la que aparecen los distintos signos del zodiaco y varias constelaciones.

La entrada es gratuita, pero cuando nosotros fuimos lo estaban reformando y solo pudimos entrar al patio.

Horario del Cielo de Salamanca.

Del 1 de Abril al 31 de Septiembre:
Lunes – Sábado: de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00.
Domingos y festivos: de 10:00 a 14:00.

Del 1 de Octubre al 31 de Marzo:
Lunes – Sábado: de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00
Domingos y festivos: de 10:00 a 14:00.

7. Casa Museo Miguel de Unamuno.

Y a pocos metros de la universidad está la Casa Rectoral que desde 1953 es la Casa Museo Miguel de Unamuno. En ella. vivió el escritor los 14 años que fue rector de la Universidad de Salamanca.

En el museo se pueden ver fotografías, manuscritos, muebles y otros enseres personales. Además todavía está la parra a la que Miguel de Unamuno le dedicó unos versos más conocidos:

«El sol de otoño ciernes de mi alcoba
en el ancho balcón rectoral parra
que de zarcillos con la tierra garra
prendes su hierro…»

Horario:
De lunes a viernes: de 10:00 a 14:00.
Festivos: cerrado.

Precio:
Entrada general: 4€.
Entrada reducida: 2€ (Estudiantes, grupos, familia numerosa y jubilados).

Las entradas se compran en la misma taquilla en la que se compran las de la Universidad.

8. Las dos catedrales de Salamanca: La Vieja y La Nueva.

A falta de una, Salamanca tiene dos catedrales. Están muy pegadas, tanto que desde fuera parece incluso que solo hay una.

La Catedral Vieja se construyó en el siglo XII, de estilo románico y, en la época, más que suficiente para una ciudad modesta. Sin embargo, la Universidad de Salamanca y su prestigio internacional hace que cada vez sean más los nobles que viene a estudiar por aquí y que su población vaya en aumento.

Así que entre los siglos XVI y XVIII construyen la impresionante Catedral de la Asunción de la Virgen, más conocida por todo el mundo como, Catedral Nueva, una de las últimas catedrales góticas que se construyeron en España.

Catedral Nueva, que ver en Salamanca
Catedral Nueva | ¿Qué ver en Salamanca?

Se accede a ambas catedrales por la Puerta de Ramos, la que está en la plaza de Anaya. La visita es conjunta, primero se entra a la Catedral Nueva y, desde su interior se pasa a la Catedral Vieja.

Horario:
Todos los días: De 11:00 a 18:00 (último acceso 17:15).

Precio:
Entrada General: 6€.
Entrada Reducida: 5€ (jubilados, estudiantes, grupos, familias numerosas y peregrinos).
Niños (entre 7 y 16 años): 4€.
Desempleados: 2.50€.
Entrada gratuita: Salmantinos y niños menores de 7 años.

La audioguía está incluida en el precio. Las entradas se pueden comprar a través de la web oficial de la Catedral

Web oficial: catedraldesalamanca.org

9. Un astronauta, un lince y un demonio comiendo helado.

La Puerta de Ramos, en uno de los laterales de la Catedral Nueva, es la puerta de acceso de las catedrales. Esta parte fue reformada en los años 90 y los escultores dejaron unos detalles que seguro que te van a sorprender.

El primero de ellos es el famoso Astronauta de Salamanca que, además de para sacarnos una sonrisa, está ahí para conmemorar uno de los grandes hitos del ser humano, llegar al espacio.

También hay un lince ibérico, para recordarnos esa fauna que tenemos que proteger, junto con los tres animales más comunes de la provincia, en el agua, el cangrejo de río, en la tierra, la liebre y en el aire… la cigüeña.

Por último, un demonio comiéndose un helado de dos bolas, para representar ese ambiente juvenil y festivo que los estudiantes le dan a esta maravillosa ciudad.

10. Plaza de Anaya.

Y hablando de ambiente juvenil, justo enfrente de la catedral está la monumental Plaza de Anaya, rodeada de edificios históricos y muy buen sitio si quieres hacer un picnic o, si el día está soleado, sentarte en el césped a disfrutar de la vista.

Recibe su nombre de una familia muy poderosa de Salamanca en el siglo XV, los Anaya. Uno de los miembros de esta familia fue Don Diego de Anaya y Maldonado el fundador del primer Colegio Mayor de Salamanca. Estaba en lo que actualmente es el Palacio de Anaya, hoy en día es la facultad de filología de la Universidad y es uno de los edificios más bonitos de la plaza.

11. Subir a la Torre de la Catedral y ver Salamanca desde las alturas.

Además de la visita al interior de las dos Catedrales de Salamanca, se puede subir también a sus torres y tener una muy buena vista de toda la ciudad.

Para ello hay que acceder por la Puerta Ieronimus, está en el lado contrario al acceso a la Catedral Nueva y lo dejo marcado en el mapa que hay al final de este post.

Horario:
Todos los días: de 10:00 a 20:00.

Precio:
Entrada diurna: 4€.
Entrada nocturna (con visita guiada): 10€.

Web oficial: ieronimus.es

Ieronimus es el nombre en latín de Jerónimo de Perigueux, el primer obispo de la Catedral de Salamanca

12. Huerto de Calisto y Melibea.

Puede que este sea uno de los jardines más famosos de la literatura española, el Huerto de Calisto y Melibea, donde se cree que el autor de «La Celestina» ubicó el jardín en el que se encuentran los enamorados.

Sea como sea, el jardín es muy bonito, está justo encima de la muralla de la ciudad y bien merece una visita.

Huerto de Calisto y Melibea que ver en salamanca
Huerto de Calisto y Melibea | ¿Qué ver en Salamanca?

13. Cueva de Salamanca y Torre del Marqués de Villena.

Y siguiendo con las leyendas, la Cueva de Salamanca tiene una de las más famosas de la ciudad. La «cueva» es en realidad el interior de una cripta de la antigua iglesia de San Cebrián.

Se dice que en esta cripta dio clase el diablo a siete alumnos durante siete años. Uno de ellos fue Enrique de Aragón, Marques de Villena, quien consiguió escapar de Satanás a cambio de perder su sombra.

La cueva no es muy impresionante, la verdad, pero sí que nos gustó subir a la Torre del Marqués de Villena, que está justo al lado. Las escaleras son de esas metálicas que tienen agujeros, así que da un poco de vértigo, pero tiene unas vistas estupendas del Convento de San Esteban.

Vistas desde la Torre del Marqués de Villena, Salamanca.
Vistas desde la Torre del Marqués de Villena | ¿Qué ver en Salamanca?

14. La Casa Lis, el Museo de Art Deco.

Si alguno de los días que visitas la ciudad está lloviendo, una de los mejores cosas que hacer en Salamanca es entrar a la Casa Lis, solo por lo impresionante que es el edificio ya merece la pena visitarlo.

La Casa Lis, museo de Art Nouveau y Art Deco, que ver en Salamanca.
La Casa Lis | ¿Qué ver en Salamanca?

Fue construido en los primeros años del siglo XX y es de los pocos edificios modernistas que hay en Salamanca, con su estructura de hierro y enormes vidrieras de colores. Se proyectó como vivienda familiar, hasta que en 1981 la compró el ayuntamiento para convertirla en el Museo Art Nouveau y Art Déco.

Horario:
Lunes a viernes: de 11:00 a 17:00.
Sábado: de 11:00 a 20:00
Domingo: de 11:00 a 15:00

Precio:
Entrada general: 5€.
Estudiantes y jubilados: 3€.
Desempleados: 1€.

15. El Puente Romano de Salamanca.

Hay dos puentes que cruzan el Río Tormes a su paso por Salamanca y los dos se pueden visitar en un pequeño y romántico paseo desde el centro de la ciudad.

El primero de ellos es el Puente Mayor de Salamanca, más conocido como Puente Romano. Ha sufrido muchas restauraciones con el paso de los siglos pero, al menos una parte de él, lleva aquí desde los primeros años de nuestra Era, cuando el Imperio Romano estaba asentado en la Península Ibérica.

16. El Puente de Hierro o de Enrique Estevan.

A pocos metros del Puente Romano y con un par de miles de años de diferencia está el Puente de Enrique Estevan. Se llama así en honor al concejal del ayuntamiento que se negaba rotundamente a tirar el Puente Romano y que, finalmente consiguió que se construyera esta alternativa en el siglo XIX. Aunque pronto pasó a conocerse popularmente como Puente de Hierro.

Te recomendamos dar un paseo entre los dos puentes por la noche, porque las vistas al otro lado del río con los monumentos iluminados es preciosa.

Puente de Hierro o Puente de Enrique Estevan, que ver en Salamanca
Puente de Hierro | ¿Qué ver en Salamanca?

17. Palacio de la Salina y San Boal.

El Palacio de la Salina, del siglo XVI y construido también en estilo plateresco fue una mansión que durante un tiempo se utilizó como depósito de sal, de donde recibe su nombre. Hoy en día es la sede de la Diputación Provincial.

Solo se puede visitar su patio, decorado con medallones y una galería sujetada con vigas en los que aparece personajes atormentados. No nos parece imprescindible, pero está cerca de todo y la entrada es gratuita.

Palacio de la Salina y San Boal, que ver en Salamanca.
Palacio de la Salina y San Boal | ¿Qué ver en Salamanca?

Horario:
Todos los días de 10:00 a 21:00.

18. Convento de San Esteban.

El Convento de San Esteban es es tan impresionante que, si no sabes que la Catedral Vieja y la Nueva están justo una al lado de la otra, bien podría pasar por una de ellas.

Convento de Esteban o convento de los dominicos, Salamanca.
Convento de San Esteban | ¿Qué ver en Salamanca?

Se le conoce también como Convento de los Dominicos, orden a la que pertenece. Cuando, en el siglo XV, Cristobal Colón llegó por Salamanca, se hizo muy amigo de uno de estos dominicos, Fray Diego de Deza, que casualmente era uno de los confesores de la reina Isabel la Católica y que le ayudó a que este le convenciera para financiar su viaje a América.

Por otro lado, uno de los más famosos profesores que tuvo este convento fue Francisco de Vitoria, un gran defensor de los derechos de los indios cuando se colonizó América.

Es un sitio lleno de historia que, además se puede visitar:

Horario:
Invierno (4 noviembre – 21 de marzo): 10:00 – 14:00 y de 16:00 a 18:00.
Verano (22 de marzo – 3 de noviembre): 10:00 – 14:00 y de 16:00 a 19:00.
Última entrada 45 min antes del cierre.

Precio:
General: 4€.
Reducida: 3€ (estudiantes hasta 25 años y mayores de 65 años).

19. Convento de las Dueñas.

Justo enfrente está el Convento de las Madres Dominicas, un antiguo palacio de estilo mudejar que fue donado por Juana Rodriguez Maldonado a esta orden religiosa.

Hasta él llegaban mujeres nobles de todas partes de España que tenían tanto poder adquisitivo que muchas se traían a su propio servicio, por lo que se le pasó a llamar popularmente como Convento de las Dueñas.

También se puede visitar y, además, comprar algunos dulces que hoy en día siguen elaborando las monjas que viven aquí.

Horario:
Lunes – sábado: 10:45 a 12:45 y de 16:30 a 19:00.
Domingos y festivos cerrado.

Precio: 2€.

20. El edificio del Zara.

No es un secreto que la tienda de ropa Zara sabe elegir bien sus edificios en todas partes del mundo y además tiene dinero para hacerlo. Bueno, pues en Salamanca han decidido utilizar ¡una antigua iglesia! Concretamente el Convento de San Antonio el Real.

Fue restaurado y adaptado para convertirse en una tienda y el resultado es impresionante. Te recomiendo pasar a verla aunque sea por curiosidad, está en la Calle del Toro, a solo 3 minutos de la Plaza Mayor y a nosotros nos encantó.

Tienda de Zara dentro de un convento | ¿Qué ver en Salamanca?

Y con esta foto de Marti, quien organizó solita este viaje sorpresa de dos días, terminamos nuestra lista de qué ver y hacer en Salamanca. Esperamos que os haya animado a visitar esta preciosa ciudad y, como siempre, cualquier duda nos podéis preguntar en los comentarios o por nuestras redes sociales.

¡Buen Viaje!